Las actuaciones consisten en ampliar y mejorar las plantas de Onda y Almassora con las que se conseguirá un ahorro económico y ecológico para la ciudadanía.

La empresa pública Reciplasa ha iniciado las obras de mejora y ampliación de sus instalaciones en Onda y Almassora, que cuentan con un presupuesto de 40 millones de euros y se invertirán durante los próximos ejercicios. El presidente de Reciplasa y vicealcalde de Castellón, Ignasi Garcia, ha visitado la planta de Onda y ha comprobado el estado de los trabajos. Garcia ha explicado que “la finalidad de esta modernización es ser más eficientes reduciendo el impacto ambiental y económico de los residuos que se generan en la zona centro de la provincia de Castellón. Además, con estas modificaciones, la planta va a adecuarse a las normativas más exigentes de la Unión Europea que van a entrar en vigor en los próximos años. Es un compromiso con el cumplimiento de la Ley pero también lo hacemos con el convencimiento de que es muy positivo para la sociedad y nuestro entorno”.

Las primeras actuaciones que ya se han llevado a cabo en la planta de tratamiento y gestión de residuos de Onda han sido la automatización de la línea de salida de subproductos y la instalación de puertas automáticas en los fosos de vertido con un presupuesto de 807.799,34 euros, además se están modernizando las líneas de clasificación y triaje. De este modo, la empresa ha optimizado el rendimiento de los procesos de selección y gestión de las instalaciones, así como mejorado los consumos energéticos de los equipos.

Garcia afirma que “de esta forma podemos recuperar más residuos para su reutilización y evitamos que acaben en el vertedero. Esto nos permitirá trabajar para intentar reducir la contaminación ambiental y cumplir la normativa europea que indica que en 2020 la cuota de rechazo no sea superior al 35% y en 2030 al 10%” y añade que “este es solo el principio de todas las mejoras que prevé el Plan de Gestión del Consorcio C2 aprobado por unanimidad en septiembre de 2016”.

Las próximas medidas que se ejecutarán son la obra civil del traslado del edificio de afino y la ampliación de la nave de reciclaje en Onda, así como la redacción del proyecto de construcción de los nuevos túneles de fermentación para la materia orgánica recogida selectivamente. Por lo que respecta a la planta de Almassora, se ha solicitado la licencia de obra para el inicio de los trabajos de remodelación que comenzarán en cuanto estén todos los permisos. Garcia concluye que “Reciplasa es una entidad sin ánimo de lucro y todos los beneficios se destinarán a mejorar el servicio de tratamiento de los residuos que se ofrece a la ciudadanía y a las campañas de concienciación para que exista un consumo responsable por parte de las personas, pero también para que las empresas hagan un diseño sostenible de sus productos, evitando producir residuos de más”.

Written by Cristina Marco