Los trabajos que comenzarán en breve tienen un presupuesto de 400.000 euros y un plazo de ejecución de tres meses

La empresa pública Reciplasa va a acometer una serie de mejoras en la planta de transferencia de Almassora para hacer el proceso más eficiente y mejorar el vertido de aguas a la depuradora de la localidad. El presidente de Reciplasa, IgnasiGarcia, ha visitado hoy esta planta acompañado de Merche Galí, alcaldesa de Almassora y de Ali Brancal, expresidenta de Reciplasa, y ha afirmado que “es una renovación necesaria, porque las instalaciones ya tienen más de 20 años, y que nos va a permitir ser más ágiles en el proceso de transferencia y compactación de los residuos, cambiando el procedimiento para cambiar los contenedores que antes costaba unos 20 minutos y que ahora se podrá realizar en 2 o 3. Además, se van a producir mejoras en las redes de aguas, separando las aguas grises y las negras, y haciéndolas llegar a un depósito para aliviar el trabajo a la depuradora de Almassora. Además, estas obras permitirán que estas instalaciones tengan la posibilidad de recibir la materia orgánica recogida selectivamente en los Ayuntamientos que la utilizan desde el momento que se implante en cada uno de ellos”.

Estos trabajos van a tener un coste de 400.000 y un plazo de ejecución de tres meses. En este caso, la UTE Explotación Onda se va a encargar de llevar a cabo estas mejoras, al estar incluidas en las inversiones previstas en el contrato que ya existe con Reciplasa. Asimismo, al finalizar estos trabajos, se va a mejorar también la zona de voluminosos que ya existe en la planta para facilitar el proceso de transferencia y reciclaje de estos materiales que llegan a Almassora procedentes de los distintos ecoparques municipales.

Garcia recuerda que todas estas inversiones están previstas en el Plan de Gestión que ha desarrollado Reciplasa y que ha sido aprobado por unanimidad en el Consorcio del Plan Zonal C2 en el que están la Conselleria, la Diputación y todos los ayuntamientos que forman parte del ámbito geográfico de las instalaciones de Reciplasa. En este documento se recogen los trabajos de mejora que se van a acometer, unas obras que rondan los 40 millones de euros para adaptar las plantas a las más exigentes normativas europeas. A este respecto, Garcia comenta que “el objetivo es conseguir reducir aquello que enviamos al vertedero, que en 2030 debe ser de solo un 10% y eso solo lo conseguiremos mejorando nuestras plantas y concienciando a la ciudadanía y las empresas que hay que consumir responsablemente”.

Written by Cristina Marco