La Càtedra Reciplasa de Residuos Urbanos de la Universitat Jaume I ha entregado el galardón de la segunda edición del premio «Iniciativa para la mejora de la gestión sostenible de los residuos urbanos», en un acto que se ha celebrado en la Lonja del Cáñamo.

En esta edición, el premio se ha otorgado al CEIP Riu Millars de Ribesalbes por su propuesta «Les 5R: A Ribesalbes i al Riu Millars, Reduïm, Reciclem i Reutilitzem». En representación del colegio han recogido el premio los profesores del centro Jesús Obis Olivera, Yolanda Pesquera Trilles, Mª Dolores Gorriz Moliner y Mónica Casas Boada.

El acto ha contado con la presencia del vicerrector de Investigación, Jesús Lancis; la alcaldesa de Castellón y presidenta de Reciplasa, Begoña Carrasco; el director técnico de Reciplasa, Fernando Albarrán; el profesor de la UJI y director de la Cátedra, Félix Hernández, y el concejal de Medio Ambiente de Castellón, Cristian Ramírez.

El premio, cuya cuantía asciende a 2.500 euros, está dirigido a entidades educativas, tales como colegios e institutos, asociaciones sin ánimo de lucro, y ayuntamientos de poblaciones con menos de 3.000 habitantes. La Cátedra pretende reconocer así iniciativas que conlleven una mejora de la gestión de los residuos urbanos y mayor protección del medio ambiente. En esta ocasión, se ha valorado la iniciativa del centro para hacer un uso sostenible de los recursos y mejorar el estilo de vida de los miembros de la comunidad educativa.

Esta acción de la Cátedra Reciplasa se une a otras propuestas que se están llevando a cabo desde hace varios años como el concurso «Que fem amb el fem?», con el que se pretende fomentar la creatividad del alumnado de enseñanza no universitaria, para insistir en la importancia que tiene la protección del medio ambiente y la adecuada gestión de los residuos, potenciando valores que ayuden a avanzar hacia una sociedad mejor y más sostenible.

SOBRE EL PROYECTO PREMIADO

La propuesta premiada pretende concienciar al alumnado sobre la necesidad de avanzar hacia un planeta más sostenible mediante la adopción de hábitos de consumo responsables y respetuosos con el medio ambiente. El centro participa en el programa «Residuo-Cero» que persigue la reducción de los residuos sólidos evitando los envoltorios plásticos, el papel de aluminio y los tetrabriks, además de potenciar el consumo de alimentos saludables como frutas, frutos secos o bocadillos. Así mismo, el alumnado lleva el agua en botellas reutilizables y el almuerzo en bolsas de tela o en fiambreras de usos múltiples.

Por otro lado, con el objetivo de transformar los residuos en recursos, el profesorado del centro ha diseñado un plan de acción para realizar el compostaje de los restos orgánicos procedentes de los almuerzos, del comedor escolar y de las casas de los propios alumnos. Este plan cuenta con la colaboración del ayuntamiento de la localidad y de la Generalitat Valenciana, que han facilitado la compra de compostadoras. El compost generado se emplea como abono para mejorar la fertilidad del huerto escolar, en el que no se hace uso de fertilizantes químicos.

Además de estas acciones, se realizan salidas grupales alrededor de la escuela para hacer batidas de limpieza y socializar con el medio ambiente. Durante estas excursiones se fomenta el conocimiento y la conservación de la flora y la fauna del entorno, ayudando a la conservación de la biodiversidad. Una manera diferente, y sobre todo más cercana y divertida, de aprender el temario de algunas asignaturas. Con estas actuaciones se pretende concienciar no solo a los alumnos, sino también a sus familias, sobre la importancia de gestionar correctamente los residuos urbanos para conservar su entorno lo más saludable posible.

Written by Cristina Marco